Consejos para la higiene del bebé de 0 a 3 meses

La higiene del recién nacido

El bebé ya ha llegado y, con él, una serie de atenciones que necesita cada día. Aunque tengas más hijos, nunca está de más recordar todos y cada uno de los pasos a seguir para un buen cuidado de tu recién nacido.

Ojos

Lávaselos con una gasa mojada en suero fisiológico cada día o más si aparecen secreciones. Limpia siempre de dentro hacia fuera, y vigila que no aparezca conjuntivitis o se obstruya el lagrimal.

Oídos

Limpia el pabellón externo con una gasa humedecida con suero fisiológico sin frotar, y sólo de manera ocasional. No utilices bastoncillos y evita el contacto largo con agua para minimizar el riesgo de otitis.

Uñas

Se recomienda no cortar las uñas antes de los 20-30 días para evitar lesiones o que se quiebren. Una vez superado este tiempo, utiliza una tijera con cantos curvos para el corte. Las uñas de los pies se cortan rectas, y la de las manos, redondeadas.

Genitales

En las niñas, limpia la zona de arriba abajo, separando los labios. En los niños, controla la desaparición de hidrocele y la aparición de fimosis fisiológica. En ambos casos, sécalo todo muy bien, sobre todo los pliegues.

Cabello

Opta por un champú hipoalergénico, de pH neutro y si quieres perfume, que sea muy suave. Para prevenir el riesgo de micosis (hongos), sécale bien el pelo después de cada baño, y péinaselo con un peine de dientes separados y puntas redondas, o cepillos de cerdas muy suaves, así evitarás también la costra láctea, sobre todo si después le das un masaje con aceite de almendras o vaselina.

Sueño

La forma más recomendable de acostar a tu bebé es boca arriba, ya que ayuda a prevenir la denominada “muerte súbita del lactante”, aunque también puedes acostarlo de lado y, sobre todo, tratar de alternar su posición.

El baño

La primera regla, y también la más evidente, es no dejar al bebé nunca solo. El agua debe estar templada (35-38º C) y no superar los 10-15 cm. Los primeros meses se recomienda evitar productos como talco, colonia y similares ya que pueden desencadenar reacciones alérgicas.

¿Cómo empezar el baño? Mojando primero la cabeza, luego el cuerpo y extremidades, acabando en los genitales. Una vez fuera, sécale atentamente los pliegues de la piel, bajo el mentón, tras las orejas y el área del pañal.

Un consejo: aprovecha para revisar posibles erupciones, inflamaciones, costra láctea en el cuerpo cabelludo y otro tipo de irritaciones.

El cordón umbilical

Al 5-8º día, en caso de parto vaginal, y entre el 12 y el 15º, en caso de cesárea, suele caerse el cordón. Consulta al médico si durante este tiempo presenta olor fétido, sangre o secreciones o si no se cae al mes de nacer tu bebé. Pero... ¿cómo se limpia el cordón?

  1. Lávate bien las manos.
  2. Coge una gasa estéril por las 4 puntas para no tocar el centro, mójala en alcohol de 70º C y limpia la base del ombligo rotando la gasa alrededor. Coge otra para limpiar la parte distal, es decir, la que lleva la pinza.
  3. Después del baño, sécalo con cuidado para evitar infecciones.
  4. Si no lo tapas con la gasa, el cordón se secará antes y antes se desprenderá. Si lo cubres, usa una gasa nueva empapada y escurrida en alcohol 70º C o clorhexetidina.
  5. Tras caerse, es recomendable seguir limpiándolo con alcohol 70º C por lo menos 2-3 días más hasta que cicatrice por completo.

Importante: evita usar mercurocromo, mercurobromo, sulfamidas o povidona iodada.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies